Banner Ciuden
Actualizado 19:47
Titulares
  • Loading
Banner Plaza
Banner Diputación de León
Banner Valle del Oza
Banner Jornadas
Banner Ecoembes
Banner Consejo
Ayuntamiento Cubillos del Sil
REVISTA / La cuota berciana en la condena de Garzón lo celebra con grandes titulares Imprimir Correo electrónico
Viernes 10 de Febrero de 2012 01:58
Ya tenemos el primer condenado por el escándalo de corrupción y financiación ilegal (añadan todos los presuntos de reglamento) más colosal de la historia democrática. No es un político trincón ni un empresario sobornador, ni siquiera un comisionista aprovechado. Como advierte el digital gallego Praza pública O primeiro condenado no caso Gürtel é... Garzón. Cuando hay que seguir luchando por lo evidente, como Dürrenmatt y tutti quanti, también es preciso subrayar lo obvio. María, la hija del magistrado, se ha dirigido A los que hoy brindarán con champán para decirles, entre otras muchas cosas, que "jamás nos harán bajar la cabeza". No sabemos si estaría pensando en la cuota berciana del asunto. Porque siempre que ocurre algo gordo en este país anda un paisano nuestro (de nación o de adopción) en el meollo o por los alrededores.

En el caso que nos ocupa, El Plural nos recuerda que La querella inicial fue puesta por el abogado de uno de los empresarios imputados en el caso Gürtel, José Luis Ulibarri. Su periódico (el del empresario que gana por seis imputaciones a dos a su máximo rival en la prensa de papel de esta provincia, como el Athetic al Mirandés), si no con champán o espumoso de Carracedelo lo celebra al menos con grandes titulares en sus páginas de Nacional, además de ser el único tema no local con honores de portada. El Supremo expulsa al juez Garzón de la judicatura por prevaricar en el caso Gürtel, dice. Y luego puede que se fuera de troula con ese inquilino del Sr. Blanco, un ingenioso twittero ponferradino que aportó al análisis de la condena a Garzón esta aguda frase sin desperdicio: El monstruo que vive debajo de mi cama me ha pedido la noche libre para salir a celebrar la condena del juez Garzón.

Paco Labarga, otro analista de la actualidad fino en el fondo y rudo en la forma, escribió Working Dead, la última entrada de su blog, antes de que se conociera la decisión del alto tribunal (con minúsculas). Pero parece que ya la esperase. Ve el periodista "corrupción a mansalva" de la que "no se salva nadie". Y enumera: "Tribunal Supremo, Constitucional, banqueros, políticos de todo jaez, Familia Real y allegados, artistas, deportistas, empresarios, Iglesia Católica, visitas papales... A la hora de corromper a la sociedad para mejor esquilmar al ciudadano todos se vuelven misteriosamente de la misma sustancia: la sustancia del brazo corrupto de Santa Teresa". Los demás, agrega, "los tontos", a trabajar. Eso sí, "sin cobrar, no vaya a ser. Primero el PSOE, ese partido traidor a sus propios votantes, alargó la edad de jubilación hasta los 67 años, pero no para ahí la cosa: llegará el día en que hasta los muertos se vean obligados a trabajar: Working Dead. Y total, no sé para qué quieren que trabajemos tanto en un país donde todo dios está en paro y sólo se mueve el dinero negro".

Mientras tanto, por aquí seguimos con nuestras cuitas (minería e infraestructuras, ¿para qué variar?), a las que las comparecencias de ayer en el Congreso de la ministra de Fomento y del titular de Industria han dado nuevas alas. La ministra de Fomento compromete avances próximos para la A-76 y el AVE por El Bierzo, apunta Infobierzo. Ponferrada tendrá su autovía a Orense-Valdeorras, detalla El Bierzo digital. Lo que no sabemos es cuándo, porque ahora ya el horizonte se coloca nada menos que en 2024. La Región de Ourense también se ocupa del asunto: El Plan de Infraestructuras estatal incluye la futura A-76. Añade que La ministra de Fomento considera 'prioritaria' la autovía, pero los empresarios urgen su licitación. Se refiere a los de Valdeorras, pero lo mismo dirían los del Bierzo. Esa es la madre del cordero.

Pero pasemos al otro monotema. Soria confirma el recorte, titula Radio Bierzo la información en que constata que el Ministro de Industria "confirma en el Congreso  que no se harán cargo de los convenios caducados relativos a los Fondos Miner, que se estudiará los que estén en ejecución para priorizarlos y que se pagarán los que se han ejecutado". El Mundo de León le dedica un editorial a lo que denomina El fracaso minero. Sostiene que los planes mineros que se han sucedido desde 1998 para la revitalización y reindustrialización de las comarcas mineras han sido "una falacia" en la que se han enterrado más de 700 millones "en inversiones diversas, algunas acertadas y otras disparatadas (...) sin lograr en estos años ni fijar población, ni crear alternativas industriales, ni proyectar un futuro que no esté esclavizado por el monocultivo minero". Cree demostrado que el único relevo al carbón es el carbón. "León y España necesitan su carbón por ser clave en su riqueza e independencia energética y el carbón necesita a las comarcas. Pero no podemos permitirnos un despilfarro del dinero público. Hemos de buscar otras opciones y no proseguir por un camino estéril", concluye su argumentación.

Si de lo que se trata es de enterrar dinero, aquí somos especialistas. Incluso los hay capaces de programar estaciones de esquí sin nieve, como otros inauguran aeropuertos sin aviones. Mientras tanto, eso sí, un hombre muere arrollado por un tren al cruzar las vías porque el paso subterráneo que debería haber utilizado está cerrado desde su inauguración porque se inunda debido a las filtraciones. Hasta en El Confidencial ha salido la noticia: Muere un hombre de 75 años arrollado por un tren en Villadepalos (León). El pueblo está justamente soliviantado y ahora empezará la carrera de pedir responsabilidades. Para las víctimas, demasiado tarde, como siempre.

Son, lo venimos diciendo en esta semana dedicada al escritor inglés por Saber y ganar, cosas de esta España a mitad de camino entre Dickens y Berlanga. Hoy, en el decano, un columnista entrado en años (como denotan sus entradas), evoca aquella otra España de finales de los 70, y de paso la figura de Manuel Suárez Gutiérrez, su profesor de FEN, la asignatura que dio título a una película del director Antonio Hernández. Habla Miguel Á. Varela De un tiempo y de un país que ahora se le aparecen como muy dickensianos: «la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación». Ya lo dejó escrito Salvatore Quasimodo: "Ser de un tiempo y de un país, he ahí el secreto de la verdadera poesía".

De aquel tiempo y de aquella ciudad —a veces parece que han pasado 300 años, otras 300 millones y casi siempre diríamos que fue ayer— era también Carmela Nieto, a la que el propio Varela dedicó en su día una sentida necrológica. Nos acordamos de ella, sin venir a cuento, viendo anoche en La 1 la vieja película de Mark Robson El premio. Fue una especie de asociación ilícita de ideas, que hubiera dicho el almirante Carrero Blanco. Y es que si, como anotan algunos críticos, Paul Newman resulta escasamente verosímil como Nobel de Literatura, en cambio como dipsómano es extremadamente convincente. Justo lo que Carmela decía de un joven actor ponferradino cuando interpretaba determinados papeles: "Es así, no le cuesta ningún trabajo". La entrañable y lenguaraz maestra jubilada sí que hubiera hecho un buen crítico. Por mucho que algunos presuman de lengua viperina, lo único cierto es que, a su lado, no pasan de meros aficionados.

 

 

Guía Profesional

Agenda del Bierzo

Loterías