La Guardia Civil investiga la aparición de decenas de televisores en las márgenes del Cúa Imprimir
Jueves 19 de Agosto de 2010 04:50
La aparición de decenas de televisores en las márgenes del río Cúa, cerca de Villabuena, está siendo investigada por la Guardia Civil a instancias de Ecologistas en Acción, que ha denunciado asimismo los hechos a la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de Cacabelos, organismos a los que además solicita su retirada inmediata. El vertido se ha producido en el tramo de río en el que recientemente se ejecutaron labores de restauración ambiental, "a cuyo término, calculamos, fueron arrojados estos residuos electrónicos", señala en un comunicado el colectivo conservacionista, que llama la atención sobre los "numerosos compuestos muy tóxicos para el medio ambiente y por tanto peligrosos para la salud humana" que contienen los aparatos.

Entre esos metales potencialmente contaminantes y peligrosos destacan la presencia de plomo, cobre, estaño, arsénico, bromo, fósforo, cadmio y mercurio, bien en forma metálica o en forma de compuesto químico. "La presencia de estos metales pesados  es más frecuente en aparatos antiguos que en los modernos sujetos a nuevas normas", advierten los ecologistas.

Según la denuncia, todos los televisores presentan "roturas en los tubos de rayos catódicos y en las pantallas y lámparas, de manera que las sustancias tóxicas y peligrosas han sido liberadas al medio ambiente, con especial riesgo para el medio acuático al encontrarse en zonas susceptibles de inundación en caso de crecidas, como las experimentadas el pasado año y a  principios de éste".

El colectivo estima que un televisor mal gestionado "podría contaminar hasta 80.000 litros de agua (un televisor puede contener más de 3 Kg de plomo, por ejemplo)", y considera que era previsible, tras la desaparición de la televisión analógica, un incremento de los residuos procedentes de aparatos anticuados, casi todos ellos portadores de tubos de rayos catódicos.

"Parece que a Quilós y Villabuena les ha tocado la peor parte de este fenómeno, como es convertirse en un vertedero ilegal de residuos peligrosos y fuera de control. La consecuencia de esta ingente acumulación de televisores viejos puede ser la contaminación aguas abajo del río Cúa, con sus zonas de baño y las aguas de riego", concluyen.

 

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación. Al utilizar esta web usted acepta el uso que hacemos de las mismas. Para saber más sobre las cookies visite política de privacidad.

Acepto las cookies de esta web.

EU Cookie Directive Module Information